que son las comisiones bancarias
Total
139
Compartidos

Si deseas tramitar una tarjeta de crédito, realizar una transferencia de dinero o llevar a cabo cualquier transacción tendrás que pagar comisiones bancarias.

En líneas generales, las comisiones bancarias no son más que la cantidad de dinero que un banco decide cobrar a sus clientes como una contraprestación por los servicios prestados.

A decir verdad, no existe una tarifa fija de retención rigurosamente establecida, ya que ello dependerá del tipo de trabajo que quieras hacer y, por su puesto, de las reglas establecidas por la entidad que hayas elegido para concretar cualquier operación financiera.

Y cuando hablamos de operación financiera, no nos referimos a nada complejo, ya que una operación puede ser una simple consignación en un banco, retirar en un cajero electrónico o transferir dinero de una cuenta a otra.

¿Por qué es importante entender las comisiones bancarias?

Antes de solicitar algún servicio o realizar trámites en tu entidad bancaria, sería bueno que conocieras el porcentaje de dinero con el que terminará quedándose el banco en cuestión.

Esto con el objetivo de tener una idea clara, precisa y detallada de la cantidad que vas a destinar como parte de las comisiones bancarias, y con las cuales no deberás contar, ya que muchas veces, hacemos cuentas alegres de cuanto dinero nos va a quedar, e ignoramos este porcentaje de dinero.

Las comisiones bancarias puedes ser cobradas juntas, lo que se conoce como tarifa plana y consisten en un cargo único genérico, de manera que tienes la posibilidad de cancelar todo de una solo sentada.

De igual manera, pueden ser “separadas” o, lo que es lo mismo, pagar por cada servicio solicitado de forma individualizada.

Conocer el tipo de comisiones bancarias que existen (algo que miraremos con detalle más adelante), y saber cómo las cobran es fundamental para poder tomar decisiones de inversión.

De esta manera evitarás cobros adicionales con los cuales no contabas, y no te llevarás sorpresas del banco al momento de recibir tu dinero.

Adicionalmente, tienes que saber que el cobro de comisiones bancarias está sujeto a determinadas reglas. Por lo general, el banco suele establecer sus propias tarifas siempre y cuando estén dentro de las normativas del país.

A continuación te dejamos una serie de consideraciones importantes respecto a las comisiones bancarias:

La regulación de las comisiones bancarias:

Lo primero que hay que saber es que la tasa o precio de las comisiones están sujetas a las decisiones e intereses de la entidad bancaria, salvo que las leyes de ese país establezcan una tarifa determinada para el cobro de este concepto.

Tienes derecho a un servicio eficiente y de calidad:

Solamente podrás cancelar comisiones por servicios que hayas recibido de manera eficiente; de lo contrario, no estás obligado a cancelarlas. Recuerda que no tienes por qué hacerte responsable por cosas que no has requerido ni disfrutado.

La entidad financiera debe notificarte:

La entidad financiera está en la obligación de informar de forma clara, oportuna y precisa sobre los servicios que ofrece; pero, sobre todo, del monto que se debe cancelar por ellos. Lo ideal es que la notificación sea por escrito, a través de folletos, para que los usuarios estén al tanto.

El monto máximo de las comisiones bancarias:

Los precios por comisiones que aparecen en los folletos informativos deben ser el límite máximo. De ninguna manera, el banco podrá hacer recargos adicionales sin previo aviso, salvo algunas excepciones como los avales, por ser consideradas como operaciones especiales.

Notificaciones oportunas acerca de cambios:

Si por alguna razón, el banco decide hacer modificaciones en cuanto a los precios de las comisiones, deberá notificar a sus usuarios de manera rápida, precisa y oportuna.

Esto cuando se firmen contratos de duración indefinidas como las cuentas corrientes o emisión de alguna tarjeta de crédito o débito.

Información en la página web de la entidad financiera:

Ahora bien, la mayoría (por no decir todas) de la banca ofrece sus servicios a través de la web gracias a los últimos avances de la tecnología, de modo que está obligada a presentar a través de su propia página las tarifas de todos sus servicios.

Información impositiva de las comisiones bancarias:

Las comisiones bancarias pueden estar gravadas con IVA o sin IVA, de acuerdo a la legislación propia del país donde se estén llevando a cabo los procedimientos financieros.

Tipo de comisiones bancarias

Tipo de comisiones bancarias

Tal y como ya mencionamos, es importante conocer qué tipo de comisiones bancarias existen y saber a cuáles estamos expuestos, de manera que podamos tomar decisiones oportunas.

A continuación te mostraremos qué tipos de cargos pueden cobrar las entidades financieras, ya que conocerlos es el primer paso para saber cómo jugar con tu dinero, de tal forma que puedas evitarlas al máximo y así tener una mayor rentabilidad.

1. Comisión por mantenimiento y administración:

Sin lugar a dudas, este tipo de comisiones son las más recurrentes, ya que la entidad bancaria siempre lleva a cabo trabajos constantes de mantenimiento a sus sistemas para prestar un mejor servicio a sus usuarios.

Debido al poder de negociación del banco, es difícil que este esté dispuesto a quitarte, reducir o evitar los cobros para esta finalidad.

2. Comisiones por transferencias:

Por lo general, los bancos tienden a cobrar una tajada por transferencias realizadas de una entidad a otra. La tarifa dependerá de las y normas que rigen a cada una de las entidades financieras desde donde se lleva a cabo la transacción; sin embargo, es posible evitarlas.

Dependiendo de tu relación con el banco puedes evitarlas, ya que si eres un cliente preferente, las entidades bancarias pueden ser flexibles con el objetivo de mantener tu cuenta.

En el caso de las transferencias internacionales, es un poco más difícil ya que requiere recursos por parte del banco para que puedes recibir tu dinero.

3. Comisiones por ingresos generados por cheques:

Igual que los cargos generados por transferencias entre bancos, la emisión de cheques de una entidad financiera distinta a la tuya representa cargos adicionales que debes pagar como requisito de la empresa.

4. Comisión por descubrimiento de cuentas bancarias:

Esto quiere decir que los bancos cobran a sus usuarios cuando estos dejan su cuenta en negativo y deben ser notificados al respecto. Para evitarlo, será mejor estar atentos, a fin de tomar las previsiones que sean necesarias para evitar “quedar en cero”.

Sí, lo sabemos. A nadie le gusta quedar con las cuentas vacías, ni siquiera a tu entidad bancaria, pero llegar a este punto podría salirte bastante costoso.

También tienes que saber que hay bancos que sí permiten que tus cuentas estén en cero; sin embargo, son fundamentales acuerdos previos para que no haya consecuencias.

5. Comisiones por intercambio de divisas:

El intercambio de divisas, al igual que el hecho de retirar dinero en efectivo en cajeros automáticos de un país distinto al tuyo, acarrea el pago de comisiones bancarias. Aunque parezca un poco difícil, existen formas de cómo evitar estos cargos.

Lo primero que puedes hacer es utilizar bancos o entidades financieras que, sencillamente, no cobren comisiones algunas; pero también, puedes llegar a un acuerdo previo con la entidad en cuestión para evitar tener que pagar dinero extra por este servicio.

Te puede interesar: Como invertir en oro y ganar dinero con este metal precioso

6. Comisiones por la realización de algún trámite con tarjetas

Claro está que cualquier transacción realizada con tarjetas de crédito y de débito podría acarrear el pago de alguna comisión. Este procedimiento es bastante frecuente en todo el mundo; pero, igual que con otros procedimientos, la tarifa dependerá de las normas establecidas por el banco.

Algunas de las operaciones con tarjetas que exigen el reclamo de alguna comisión son la extensión de la misma, el retiro de dinero a crédito, el cambio o intercambio de divisas, entre muchas otras.

Atención con el cobro abusivo

En efecto, las comisiones bancarias tienen un trasfondo legal, por lo que, en apariencia, no tendrías nada de qué preocuparte. Sin embargo, hay bancos que han exigido el pago por servicios que son innecesarios, a lo que muchos han denominado “cobro abusivo” e ilegal.

Si crees estar enfrentando una situación como esta, será mejor contactar con tu representante legal y, por consiguiente, con la oficina más cercana para buscar alguna solución al problema. La intención es que como cliente defiendas tus derechos y tus intereses.

Comisiones que no deben ser cobradas por los bancos:

Las comisiones bancarias representan un conflicto entre los usuarios y los bancos, ya que, en ocasiones, los clientes no conocen a ciencia cierta cuáles son sus derechos como consumidores de un bien o servicio, por lo que terminan pagando por cosas indebidas.

En tal sentido, es estrictamente necesario conocer y saber diferenciar cuáles son los cargos que ameritan ser cancelados y cuáles no. Y de eso se trata este artículo, para que tengas claro cuáles comisiones bancarias no deben ser cobradas por los bancos.

Cobro por descubierto de cuentas en cero o devolución de dinero en efectivo:

Para muchos especialistas, los clientes deben estar protegidos por la legislación de su respectivo país ante el cobro por descubrimiento de las cuentas en cero o por exigir la devolución del efectivo.

De hecho, en muchos países ya está establecido que los bancos no pueden cobrar a sus clientes cuyas cuentas estén en cero.

Comisiones por cuentas por hipotecas o depósitos:

También deberían ser exoneradas aquellas personas que han sido obligadas a abrir cuentas para el abono de cualquier interés por concepto de depósito o para la cancelación de hipotecas.

Inclusive, en algunos países los bancos cobran a los usuarios que cancelan sus deudas antes de tiempo. Así que revisa como está la legislación de tu país ya que en muchos casos no debes pagar nada por cancelar antes de tiempo.

Comisión de imposición de seguro de vida por préstamo hipotecario:

Sí, es cierto. Existen bancos que hacen la exigencia, pero fácilmente puedes anularla si logras comprobar que ya estás pagando otro seguro de vida.

Esto se conoce como endoso de seguros, y puedes hacerlo para otros seguros que te cobran asociados con otros créditos.

Comisión por retraso en el otorgamiento de una hipoteca:

Definitivamente no es posible que el cliente debe asumir las consecuencias si la entrega de un crédito hipotecario se retrasa. Sin embargo, en algunos países de Europa era tan normal que las personas cancelaran hasta un 20 por ciento como comisión.

Normalmente, no es nada fácil distinguir a simple vista cuáles comisiones son ilegales y cuáles no. Es por ello que se recomienda a los clientes buscar la asesoría de expertos en materia financiera y legal, a fin de empaparse sobre el tema y hacer reclamos con fundamento. Esto es en parte lo que buscamos con este artículo.

Consejos para evitar o controlar el cobro de comisiones

como evitar comisiones bancarias

El primer paso es conocer cuáles son las comisiones bancarias, seguido aprender cómo controlarlas o o evitarlas de manera que no se afecte el rendimiento de tu capital.

Tanto así que, cuando aprendes cómo invertir en bolsa, una de los factores más importantes a tener en cuenta es el manejo que le das a las comisiones y gastos asociados con tus movimientos financieros.

A continuación te mostramos algunas formas efectivas para controlar las comisiones bancarias.

1. Comisiones por créditos bancarios:

Hay tres formas posibles de lidiar con las comisiones bancarias por concepto de créditos bancarios: al principio, a la mitad y al final de la operación.

Aunque parezca raro decirlo, el pago por la prestación de este servicio en particular perjudicará considerablemente tus finanzas.

Y aunque no podrás evitar el cobro a principio y al final de la transacción, sí hay maneras de que no tengas que pagar a mitad del proceso. ¿Cómo? Sencillo, solo tendrás que negociar condiciones favorables con la oficina bancaria en cuestión.

2. Préstamos de carácter personal:

Si bien se trata de créditos pequeños para la adquisición de algún bien como computadoras o un coche, las comisiones exigidas resultan bastante elevadas, razón por la cual muchas personas se han visto en la necesidad de controlar o evitar el cobro.

Lo que se recomienda en estos casos es pagar lo más rápido posible, ya que si dejas que se alargue más de lo normal terminarás cancelando mucho más del monto solicitado.

Aquí te dejamos una guía para solicitar préstamos online en cuestión de minutos.

3. Comisiones por depósitos a plazos o de ahorros:

Por el simple hecho de hacer un contrato permanente con una entidad bancaria, por medio de la apertura de una cuenta corriente, lo más normal es pagar comisiones por ello.

En líneas generales, se debe pagar por servicios como la custodia de dinero, mantenimiento de la cuenta, retiro de dinero o renovación de tarjetas.

Salirle al paso es un poco complicado, pero evitar recargas implica negociar con la entidad, pero solo puede ocurrir con aquellos clientes que llevan muchos años de fidelidad con la empresa, o en el caso de clientes preferentes.

4. Comisiones por tarjetas:

Absolutamente todos tenemos o estamos a punto de tener una tarjeta de debido o de crédito a nuestra disposición, lo que convierte a este producto en uno de los más valorados hoy en día. De igual forma, es uno por los que la banca nos cobra comisiones mensuales.

Los cobros se efectúan tras su posesión y solicitud de renovación, cuyas comisiones son difíciles de evitar. Aunque también por transferencias que pueden ser controladas si se hacen en línea, desde donde es posible realizar algunas pocas transacciones gratuitas.

También exigen pagos por retiro de dinero en efectivo en cajeros automáticos, sobre todo, cuando sales del país. Será mejor buscar bancos que no hagan este tipo de cobros.

5. Comisión por cuentas en cero:

Aunque muchos coinciden en que es mejor no cobrar por tener la cuenta en números rojos, la realidad es que sí se debe hacer un aporte al banco por tales efectos. Generalmente, evitamos llegar a este punto, pero si ya es un asunto inevitable será mejor hacer cualquier negociación con la banca.

En definitiva, la mejor recomendación es no quedar en cero, por lo que es vital mantener un monitoreo constante a los estados de cuenta para advertir a tiempo cualquier problema.

Libros recomendados:

Conclusión

Las comisiones bancarias existen, y es una forma que tiene el banco para cobrar los servicios prestados a sus clientes. Por su puesto, algunos cargos parecen ser inútiles, innecesarios y hasta ilegales, razón por la cual debes buscar asesoría legal y financiera para hacer reclamos justos.

De cualquier manera, puede evitarlos si los deseas, solo es cuestión de tener una conversación franca con los representantes de la banca y acordar la mejor forma de controlar las comisiones.

Continuar leyendo: Las 20 reglas de oro que determinan cómo funciona el dinero

Total
139
Compartidos

Subscríbete

Próximamente podrás recibir nuestros correos

Please select the "List" for the subscription form (Settings → MailChimp → List)!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*