5 Pasos para crear un fondo de emergencia desde cero

Si te interesa mantener a flote tus cuentas, o proteger al máximo tu estabilidad financiera, es crucial que cuentes con un fondo de emergencia. 

Reservar dinero en efectivo para cubrir gastos extraordinarios es una excelente estrategia para mantenerte alejado de las deudas.

Por lo tanto, es muy importante que entiendas el valor que tiene este colchón de emergencia, y cómo puede salvarte la vida ante ciertos imprevistos y contratiempos de dinero. 

Los fondos de emergencia, un salvavidas financiero:

Hoy te contaremos qué es un fondo de emergencia, cómo puedes crearlo de forma fácil y sencilla y cómo calcularlo en función de tus gastos fijos y variables. 

Tomar el control de tus finanzas habla muy bien de tus atributos e inteligencia financiera, y certifica que estás decidido a actuar correctamente para proteger tu patrimonio. 

De antemano, podemos decirte que estos fondos son muy útiles y necesarios actualmente, y que deberías contar con ellos si deseas eludir desbalances financieros. 

¿Para qué sirve un fondo de emergencia?

Un fondo de emergencia te permite atender gastos imprevistos, o que sencillamente no tenías planeados a nivel financiero. 

Se trata de una reserva de efectivo que cumple un rol fundamental: hacerles frente a las emergencias financieras sin tener que desbalancear tu presupuesto general, o sin incurrir en endeudamientos.

Este dinero adicional que reservas para casos excepcionales puede convertirse en tu mejor salvavidas a la hora de enfrentar algún gasto que no esté catalogado como rutinario. 

Si dispones de este fondo podrás superar los imp:revistos que se te presenten en la vida con mayor rapidez, y sin poner en riesgo a tus ahorros o finanzas. 

Si se te daña el auto, si te enfermas y no tienes una póliza de seguros, o si afrontas un período de inactividad laboral, tendrías un fondo a la mano que te haría sentir más confiado en medio de esas situaciones de estrés. 

Características generales de este fondo de dinero

Los fondos de emergencia tienen características muy particulares, tales como las que te compartiremos a continuación:

1. Este dinero en efectivo no forma parte del presupuesto mensual.

2. Cumple las funciones de un salvavidas financiero.

3. Es utilizado única y exclusivamente para pagar los gastos que pudiesen presentarse de manera inesperada (aquellos sobre los que no tienes control). 

4. Evita los costes inherentes a una deuda.

5. Es común que el dinero destinado para el fondo de emergencia equivalga a los gastos regulares que tendrías que asumir durante seis meses, como por ejemplo, el pago de los servicios básicos, seguros, colegios, alquileres, etc.

6. El dinero del fondo tiene una liquidez inmediata. Esto implica que podrías disponer de él de manera fácil y expedita cuando se te presente un contratiempo. 

En concreto, este tipo de reserva monetaria se caracteriza por ofrecerte seguridad y confianza en los momentos de incertidumbre o desbalance financiero.

Por tal motivo, es crucial que le des la atención que se merece, sobre todo si te gustaría mantenerte alejado de los préstamos y deudas. 

Cómo crear un fondo de emergencia:

como crear un fondo de emergenciaLa creación de un fondo de emergencia no es complejo ni tedioso. De hecho, cualquier persona puede lograrlo con éxito. A continuación te compartiremos algunos pasos básicos para crear tu propia reserva de emergencia:

1. Define su dimensión:

Esto parte de una premisa básica: tu fondo deberá ser tan grande como los riesgos que se te podrían presentar en el futuro. 

Es decir, que mientras más complejos o retadores sean esos riesgos, mayor será el impacto que tendrán sobre tus finanzas. 

Por lo tanto, debes pensar en aquellos contratiempos que podrían jugarte una mala pasada en algún momento, así como en lo que te costaría sobrellevarlos si no dispones de una reserva de dinero.

Por ejemplo, unos de los mayores riesgos que deberías evaluar sería la pérdida de tu empleo, o una drástica disminución de tus ingresos (en caso de ser un trabajador autónomo). 

Otro factor que no puedes pasar por alto a la hora de definir el tamaño de tu fondo está relacionado con tu salud. 

Es decir, si tienes condiciones pre existentes, o alguna enfermedad hereditaria, también deberías tomar las previsiones correspondientes con anticipación.

Si intentas calcular la cantidad de dinero que podrías necesitar si se te presenta una urgencia médica, es muy probable que puedas definir la robustez de tu fondo con mayor precisión.

2. Evalúa tus gastos mensuales:

Si estas orientaciones te resultan un poco complicadas, entonces deberías recurrir a una fórmula infalible: haz tus cálculos en función de tus propios gastos mensuales. 

Otra buena idea consiste en utilizar algún simulador de fondos de emergencia para aligerarte un poco el trabajo.

Hoy en día existen muchas herramientas de este tipo en Internet y su utilización no tiene costo alguno, así que deberías aprovecharlas si quieres ahorrar tiempo y esfuerzo.

3. Realiza una planificación básica:

lista de maestrias en finanzasPara ello deberás analizar muy bien tanto tus ingresos como tus gastos. De lo contrario, serás incapaz de elaborar un presupuesto o una planificación básica que te mantenga enfocado. 

Es importante que sepas que la creación de este fondo te tomará tiempo, disciplina y organización. 

Efectivamente, una persona con una buena estabilidad laboral y financiera podría tardar entre 20 y 30 meses en completar su fondo de urgencia, tomando en consideración que estaría ahorrando el 10% de sus ingresos. 

Algunas recomendaciones que podrías seguir para alcanzar tu meta de forma consciente y eficiente serían:

1. Automatizar tus ahorros (podrías programar los descuentos de tu cuenta de ahorro). 

2. Apoyarte en algunos descuentos automáticos de tu salario (esto es algo que debes acordar previamente con tu empleador). 

3. Si eres un trabajador independiente podrías definir un nivel máximo de gastos mensuales (de esa manera podrás ahorrar todo el dinero adicional que recibas cada mes). 

4. Fíjate reglas para los ingresos extraordinarios (aquellos con los que no estabas contando). Lo más recomendable sería que ahorres al menos la mitad de ellos.

5. Si eres un trabajador contratado puedes utilizar algunas primas, como los aguinaldos, o un doble salario, para crear tu fondo de emergencia.

Si quieres saber si tu plan está funcionando haz esta sencilla ecuación: resta tus gastos de tus ingresos y analiza si te sobra dinero. 

De ser así, deberás emplear ese excedente para incrementar tu fondo, hasta que finalmente tenga el tamaño deseado. 

4. Respeta tu colchón de emergencia:

Aunque este no sea un paso como tal, es importante presentártelo porque representa un factor crítico de éxito. 

Es sencillo, si no te comprometes con el proceso, ni respetas tu colchón de emergencia, podrías caer en la tentación de utilizarlo de forma arbitraria o injustificada. 

En palabras sencillas, podrías empezar a usar ese dinero de reserva para cubrir gastos que no califican como urgencias. 

De modo que tu mismo podrías convertirte en el peor enemigo de tu fondo, sobre todo si eres un principiante en el tema, o si no te apoyas en los mecanismos de compromiso financiero que existen en el mercado para proteger tu reserva. 

5. Cuánto dinero debería tener tu fondo de emergencia

dinero en fondo de emergenciaEn teoría, la cantidad de dinero que debería tener un fondo de emergencia depende del estatus y la situación actual de cada individuo. 

Sin embargo, hace un momento te dijimos que los expertos recomiendan que ahorres el dinero suficiente para cubrir gastos durante tres o seis meses. 

Una forma rápida de saber cuánto dinero necesitas reservar para cualquier urgencia consiste en hacer un cómputo sencillo de tus gastos. Para ello deberás dividirlos en dos grandes categorías: 

  • Gastos fijos: los que asumes regularmente, como los seguros, vivienda, etc.
  • Gastos variables: su coste puede sufrir alteraciones y algunos de ellos atienden al transporte, a las facturas médicas o a la alimentación. 

El monto obtenido te indicará el tamaño que debería tener tu fondo de emergencia, aunque es importante que entiendas que esa cantidad debe ser revisada anualmente.

De esa forma podrás irlo actualizando y ajustando a las posibles variaciones económicas que estés viviendo (no olvides que el dinero tiende a devaluarse con el pasar del tiempo). 

¿Dónde guardar el dinero de reserva?

Esta es una pregunta muy importante que no deberías dejar de hacerte si quieres avanzar en la dirección correcta. 

Algunos expertos en finanzas coinciden en que el dinero de tu fondo no puede depositarse, o guardarse, en la cuenta corriente en la que tengas domiciliados tus gastos frecuentes. 

El motivo es simple: te resultará más complejo mantener un control de gastos y podrías terminar usando tu reserva para solventar situaciones que no son una emergencia. 

De modo que debes evitar, a toda costa, la utilización de ese dinero en depósitos a plazo fijo, o en cualquier otro producto similar. 

Productos financieros recomendados:

Tomando en consideración que el dinero de tu fondo debe tener una liquidez inmediata, la opción más idónea para mantenerlo resguardado y disponible, es optar por productos financieros que estén exentos de riesgos.

Esto garantizará que tu capital permanezca fijo o inamovible, lo cual te hará sentir más confiado y tranquilo. En esencia, puedes confiar en:

1. Fondos de inversión que se enfoquen en activos financieros de renta fija o a corto plazo.

2. Cuentas remuneradas que fomenten el ahorro, y que además, paguen intereses.

3. Fondos de inversión colectiva (FIC) que no tengan pactos de permanencia, arriesguen tu dinero o tengan altos costos. 

Uno de los peores errores que puedes cometer es guardar tu dinero en casa, ya que irá perdiendo su valor paulatinamente, a causa de factores como la inflación. 

Por lo tanto, debes asegurarte de que tu reserva de emergencia esté anclada a un producto financiero que te ofrezca al menos un poco de rentabilidad y que sea de fácil acceso. 

Utilidad del colchón de emergencia

que es un fondo de emergencia

Seguramente ya tienes claro para qué sirve un fondo de emergencia. Pero de igual manera nos gustaría compartirte algunas recomendaciones inteligentes y muy útiles:

1. Según un artículo de Business Insider, este tipo de reservas en efectivo te mantienen protegido durante los peores escenarios, incluyendo el del desempleo o la enfermedad.

2. Tener un fondo de emergencia te ofrece seguridad y tranquilidad financiera.

3. Tienes libertad de acceder a otras metas financieras, como por ejemplo, invertir en bienes raíces, o en otros productos altamente rentables.

4. Evita que te endeudes, o solicites préstamos de último minuto para solventar tus emergencias. 

5. No comprometes tus ahorros para resolver urgencias.

6. Aprendes a administrar mejor el dinero en el corto, mediano y largo plazo, lo cual ejerce un impacto positivo en tus finanzas.

Protege tus finanzas con un fondo de emergencia

Sin lugar a dudas, contar con un fondo de emergencia te ayudará a sufragar momentos difíciles y a afrontar gastos extraordinarios sin desbancarte o caer en deudas.

Además, esta reserva de dinero en efectivo te mantiene alejado de las crisis financieras que podrían perjudicar tu patrimonio a largo plazo, lo cual debe darte una idea de su validez y relevancia.

Continuar leyendo: 15 Decisiones inteligentes que mejorarán tu situación financiera

Suscríbete en el Boletín

Regístrate para recibir nuestro contenido en tu bandeja de entrada. No enviamos spam y respetamos tu privacidad.

close

Suscríbete en el Boletín

Regístrate para recibir nuestro contenido en tu bandeja de entrada. No enviamos spam y respetamos tu privacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*