Qué es un portafolio de inversión y cómo crear uno desde cero

Cuando hablamos de finanzas personales, uno de los conceptos al que más referencia hacen los expertos, es el de portafolio de inversión.

Este instrumento tiene un gran peso en las finanzas de los inversionistas porque al desarrollarse de forma adecuada, los rendimientos pueden ser muy productivos en el largo plazo.

Adicionalmente, al crear un portafolio donde se «mezclen» activos financieros de diversas características, no solo obtendremos un mayor rendimiento de este, también disminuiremos el riesgo.

Pero, ¿qué es un portafolio de inversión y en qué consiste? A lo largo de este artículo conoceremos a detalle los elementos que componen un portafolio y la particularidad de los activos financieros, para elegir el portafolio que mejor se adapte a tu perfil de inversionista.

¿Qué es un portafolio de inversión?

Un portafolio de inversión es un conjunto de activos que posee un inversionista en su cartera de inversión, por ejemplo: acciones de empresas, bonos, opciones, oro, bienes raíces, negocios, etc.

Otras opciones que puedes incluir en este portafolio son: fondos cotizados, ETF´s, fondos de inversión, fondos indexados y materias primas.

Para lograr un  portafolio de inversión lo más diversificado posible, es primordial hacer una combinación entre activos de renta fija y renta variable. También se tiene que considerar el porcentaje de inversión en cada instrumento, el cual es presidido por tu perfil de inversionista y tu aversión al riesgo.

¿Qué buscan los inversionistas con un portafolio de inversión?

Uno de los objetivos principales a la hora de crear y diversificar un portafolio de inversiones, es el de conseguir multiplicar tu dinero, y en consecuencia; asegurar un patrimonio financiero para ti y tu familia.

Así que crear un portafolio de inversión es un buen primer paso, pero para lograr alcanzar los objetivos trazados, es vital mantener un seguimiento constante a cada activo y ajustarse a la estrategia original.

En el caso de que alguno de los activos del portafolio no cumple con los parámetros de rentabilidad, se deberá ajustar o de ser necesario, eliminarlos por completo. Y en el caso contrario, al pasar el tiempo, la estrategia continúa funcionando, lo recomendable es mantenerla.

Ejemplo breve de un portafolio de inversión:

Supongamos que eres un inversionista con un perfil definido como moderado y te acercas a un asesor financiero, que te recomienda invertir un porcentaje mayor en instrumentos de renta fija y en menor medida en renta variable. Por lo que tus inversiones se ven algo así:

  • 60% en bonos del gobierno
  • 25% en índices bursátiles
  • 15% en acciones

Como puedes notar, este portafolio se encuentra bien diversificado y priorizando los valores de renta fija, sin dejar de lado la inversión en índices y las acciones de la bolsa de valores.

Tu siguiente labor será la de monitorear el rendimiento de cada activo y de ser necesario, ir ajustando el valor de los porcentajes o modificar algún activo. Al hacerlo, disminuyes el riesgo que implicaría invertir en un solo activo o en instrumento de un solo sector, buscando maximizar las ganancias.

Beneficios de un portafolio de inversión

Los beneficios de crear un portafolio de inversión hay muchos; por lo cual en este artículo mencionaremos los de mayor trascendencia, por ejemplo: 

Sirve para darle un orden a tus inversiones:

Esto debido a que te adhieres a una estrategia y metas por cumplir, eliminando el azar o la falta de planeación ante situaciones adversas.

Mayor protección:

Al contar con variedad de instrumentos de inversión, tienes la alternativa de eliminar los activos menos rentables y equilibrarlos con inversiones en otros sectores. Al hacerlo, te proteges de pérdidas en el futuro.

Por el contrario, si solo inviertes en un solo instrumento y no cumple con los resultados esperados o genera pérdidas, las absorberás por completo y el impacto en tu plan de inversión puede ser desmedido.

Disminuyes la volatilidad:

Semejante a la descripción anterior, otro beneficio que obtienes con un portafolio de inversión bien diversificado, con activos en varios sectores y distintos horizontes de inversión, es la protección ante los cambios bruscos del mercado (volatilidad), crisis o cualquier situación adversa que afecte tus rendimientos.

Mayor control:

Cuando uno realiza inversiones en instrumentos individuales, esto conlleva un complejo sistema de administración de cada activo.

Por el contrario, al contar con un portafolio, puedes realizar una evaluación de los resultados en su totalidad, haciendo más eficiente el trato de la información y mejorando la toma de decisiones de inversión.

En beneficio de las inversiones a largo plazo:

Al configurar un portafolio de inversión, aumentas la posibilidad de generar ingresos al pasar de los años, esto debido al uso de diversos instrumentos que logran protegerte ante eventualidades en el corto plazo, originando rendimientos a largo plazo.

Pasos para crear un portafolio de inversión

1. Conocer tu perfil de inversionista:

El primer paso para lograr el portafolio más acorde a tu situación, es identificar tu perfil como inversionista.

Ya que no es igual un inversor conservador que evita el riesgo, a un inversionista de perfil más agresivo que el mayor porcentaje de sus inversiones, las realiza en activos de renta variable y se siente cómodo con la alta volatilidad del mercado.

Así como no es igual un inversionista conservador a uno más agresivo, tampoco es igual un inversionista joven que tiene mayor oportunidad de ser más arriesgado en sus inversiones, a una persona que supera los 50 años, que al encontrarse más cercano a la edad de retiro, la posibilidad de ser arriesgado disminuye. Para este inversor es conveniente un elevado porcentaje en renta fija.

En consiguiente, se deben analizar las características del inversionista como: su capacidad de ahorro, riesgo a asumir, el objetivo inicial, la tasa de rendimiento esperada, el plazo de la inversión y por supuesto, contar con un portafolio diversificado.

2. Determinar tus objetivos de inversión:

El siguiente elemento a considerar, es la de especificar los objetivos de inversión. Para hacerlo, estos deben incluir detalles como: la tasa de interés presupuestada, el monto al final del periodo, el riesgo máximo a asumir y el horizonte de inversión.

3. Selección de activos:

Una vez que cuentas con la información necesaria para crear tu portafolio de inversión, el siguiente paso es analizar y escoger los activos que incluirás en tu cartera, esto con la intención de lograr hacerlo lo más eficiente posible.

Para alcanzarlo, debes realizar una comparación entre activos para medir el riesgo, el precio y la volatilidad, con base a la estrategia seleccionada para comprobar sus resultados.

Estos elementos los puedes clasificar en renta fija, variable, los derivados y moneda extranjera. Con estos componentes bien diversificados y desglosados, podrás seleccionar los que mejor se adapten a tu perfil y estrategia.

4. Evaluar los resultados:

Para finalizar, el siguiente paso será medir el desempeño total del portafolio. Asimismo, te puedes guiar por análisis estadísticos para determinar el comportamiento en los últimos años.

Una vez realizado el análisis del portafolio y de cada activo, es el momento de conservar los instrumentos que cumplan con los criterios establecidos previamente en el plan, y los que no los cumplan, se deben cambian por otros activos más rentables.

Con esta actividad, garantizas un monitoreo constante en tus inversiones, con la finalidad de lograr tus objetivos de inversión a largo plazo.

La importancia de diversificar en las inversiones

diversificar portafolio de inversion

La Real Academia Española define diversificar como: “convertir en múltiple y diverso lo que era uniforme y único”.

Si esta definición se explica en el tema de finanzas, nos referimos al hecho de no poner todos los activos en una misma inversión, sino expandirlos y combinarlos con otros totalmente opuestos, para lograr la rentabilidad esperada y por supuesto, disminuir el riesgo.

La diversificación de las inversiones es un tema que se explica frecuentemente por los expertos en finanzas y tiene una razón de ser.

Pero, ¿Por qué? Bueno, todo parte de otro elemento base en las finanzas que es el riesgo. Este elemento se encuentra presente en cualquier inversión y no es posible dejarlo fuera del análisis.

Por lo cual, uno de los medios más eficaces para contrarrestarlo, es contar con una buena diversificación en las inversiones para buscar reducir al máximo el riesgo que pudiera representar una inversión.

Por lo tanto, es muy importante mencionar, que para lograr los rendimientos que esperas a futuro, es imprescindible conformar un portafolio de inversión acorde a tus objetivos y perfil de inversionista, que te asegure los instrumentos más adecuados en tu cartera.

Conclusión

En definitiva,  para lograr tus objetivos financieros debes contar con un portafolio de inversión que esté bien diversificado el cual te permita obtener la mayor rentabilidad y disminuir el máximo riesgo posible.

Como lo hemos estado comentando anteriormente, es importante que si aún no te sientes con la confianza o conocimiento de realizar un portafolio de inversión diversificado, acudas con especialistas en la materia para que te asesoren y te ayuden a conformar uno.

Recuerda tomar en cuenta tu perfil de inversionista y tu aversión al riesgo para que el portafolio que construyas, se adapte lo mejor posibleaf al horizonte de inversión que quieras lograr.

Continuar leyendo: Qué es la bolsa de valores y cómo funciona paso a paso

Suscríbete y lleva tus finanzas al siguiente nivel!

Recibe los mejores contenidos de finanzas personales en tu correo. No enviamos spam y respetamos tu privacidad.

close

Suscríbete y lleva tus finanzas al siguiente nivel!

Recibe los mejores contenidos de finanzas personales en tu correo. No enviamos spam y respetamos tu privacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*