tipos de cheques

Antes de hablar de los diferentes tipos de cheques que existen y cómo utilizarlos según la circunstancia, es importante saber en qué consisten y para qué sirven.

Si bien este instrumento lleva siendo utilizado por muchos años, las nuevas generaciones no dominan por completo su uso, sus funciones y principalmente, sus características frente a otros instrumentos financieros.

Esto se debe a que hoy en día se utilizan otros métodos para enviar, recibir o transferir fondos. No obstante, los diferentes tipos de cheques siguen siendo útiles y muy utilizados para movilizar grandes sumas de dinero de forma segura en la actualidad.

Qué es un cheque y para qué sirve:

Un cheque es un método de pago conocido y aceptado mundialmente. Se trata de un documento mercantil, que le permite a una persona autorizada, extraer dinero de una cuenta a través de una entidad financiera.

Mediante este documento de valor autorizas a alguien más a retirar la cantidad de dinero allí expresado, sin necesidad de estar presente durante la realización de dicha transacción.

En esencia, un cheque es un título de valor al portador. Sirve para que una persona, conocida formalmente como “librador”, le ordene un pago a un tercero, mejor conocido como “beneficiario”, a través de una institución financiera.

Características de los cheques

Ahora bien, para que un cheque pueda ser expedido y cobrado formalmente o sin problemas, es necesario que cumpla con ciertos requisitos como los que te compartiremos a continuación:

Que exista un contrato con el librador:

Para que las entidades bancarias puedan documentar las órdenes de pago de sus clientes deben valerse de este tipo de documentos contables.

No obstante, lo primero que deben hacer es establecer un contrato con el librador que les permita recibir su dinero y devolverlo de forma inmediata cuando este lo requiera. Hay que destacar que esta relación contractual faculta al banco a:

  • Recibir dinero de sus cuenta- habientes.
  • Mantener el saldo de sus cuentas corrientes (de cheques), para que siempre tengan dinero disponible.
  • Pagar los cheques que emitan y autoricen los clientes.

Que hayan fondos disponibles:

Si el cliente no dispone de fondos en su cuenta bancaria es imposible que el banco pueda girárselo a un tercero.

De modo que el punto de partida para que un cheque pueda tener validez es que el librador tenga fondos deducibles de su cuenta.

La popular expresión de que un cheque “rebotó” hace referencia a que el librador no tenía fondos en su cuenta cuando el cobrador se dispuso a retirar su dinero en la entidad bancaria.

En esos casos el librador debe hacerse responsable de los daños o perjuicios que sufra el tenedor –la persona a quien se le ha endosado el cheque-, por no recibir su dinero.

Para evitar estos escenarios es muy recomendable que aprendas a gestionar tu dinero, y que además domines ciertos conceptos contables o financieros.

Que exista una autorización de uso:

Una persona no podrá cobrar un cheque si no ha recibido la autorización del librador para que se le haga un cargo en su cuenta.

Para hacer este tipo de transacciones o movimientos, resulta fundamental que aprendas cómo endosar un cheque de manera correcta.

Que se respeten las condiciones del pago:

Los cheques sólo pueden ser pagados cuando la persona a quien se le haya endosado se presente en la entidad bancaria.

Tipos de cheques

que es un cheque y sus caracteristicas

Ahora que entiendes qué es un cheque y sus ventajas e importancia dentro de la economía personal o financiera de las empresas, en este próximo segmento revisaremos cuáles son los tipos de cheques que existen, de manera tal que sepas identificarlos y diferenciarlos sin problemas:

1. Cheque cruzado:

Puedes usarlo cuando desees cerciorarte de que la persona que lo recibirá solo pueda depositarlo en una cuenta bancaria, en lugar de cobrar su monto en efectivo.

Para que un cheque sea cruzado debes trazar dos rayas paralelas u oblicuas en el margen superior izquierdo del documento.

2. Cheque interbancario:

El cheque interbancario es utilizado cuando el endosante y el beneficiario poseen cuentas en distintos bancos. Por lo general, con este tipo de cheques se generan comisiones bancarias que debes tener en cuenta al momento de retirar o depositar los recursos.

3. Cheque al portador:

Este documento mercantil puede ser cobrado por cualquier persona que lo presente en una entidad bancaria (esto significa que en el cheque no se especifica al beneficiario).

Si emites un cheque al portador corres un riesgo considerable, pues cualquier persona que lo tenga en sus manos puede acercase a una entidad bancaria y cobrar el dinero que se encuentra establecido allí.

Es por esto que resulta tan importante tener la educación financiera respecto a los diferentes tipos de cheques que existen y sus funciones, pues entender esto, te evitará correr riesgos innecesarios.

4. Cheque nominativo a la orden:

 Un cheque nominativo solo puede ser cobrado por la persona o empresa que figura en él.

5. Cheque certificado:

Se trata de un cheque que ha sido certificado por el banco para garantizar que tiene fondos. En consecuencia, la entidad los reserva hasta que el documento es cobrado por su beneficiario.

De esta manera se evita que reboten los cheques cuando no hay fondos, y si recibes este tipo de cheque, tienes la tranquilidad que la cuenta bancaria cuenta con los recursos suficientes.

6. Cheque de caja o ventanilla:

Este cheque es expedido por una entidad de crédito con la finalidad de que pueda ser pagado en sus propias sucursales.

7. Cheque para acreditar en cuenta:

Si en el cheque se ha escrito “para acreditar en cuenta”, solo podrá ser depositado en ella, es decir, que no podrá ser cobrado en efectivo.

Te puede interesarCómo salir de deudas con poco dinero y no volver a caer en ellas

8. Cheque de viajero:

Es expedido por un banco y puede ser cobrado en alguna de sus sucursales tanto dentro como fuera del país de origen.

En caso tal de que tengas negocios en el extranjero, este tipo de cheques te pueden servir para cerrar negociaciones a nivel internacional.

9. Cheque de pago diferido:

Este cheque constituye una orden de pago que se libra a una fecha futura. Esto quiere decir que no puede ser cobrado antes de la fecha establecida.

Por lo general es utilizado en transacciones de préstamos de dinero, donde la persona se compromete desde un comienzo a pagar y entrega este documento como comprobante de pago.

10. Cheque cancelatorio:

Este documento funciona como un método de pago asimilable a la entrega de dinero en efectivo.

11. Cheque no a la orden:

Este cheque no puede ser endosado, y solo puede ser cobrado por la persona a quien se le ha extendido.

Como ves, no es necesario tener conocimientos avanzados en torno al tema, puesto que sus fundamentos básicos son bastante fáciles de comprender.

Sin embargo, es importante que sepas cómo administrar y gestionar tu dinero con eficiencia, y en este sentido sí es recomendable que tengas conocimientos en contabilidad financiera, o en temas vinculados a las finanzas.

Continuar leyendo: Cómo hacer un presupuesto familiar paso a paso (incluye ejemplo)

Subscríbete

Próximamente podrás recibir nuestros correos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*