como salir de deudas rapido
Total
282
Compartidos

En este artículo te explicaremos cómo salir de deudas, y compartiremos contigo una serie de consejos y herramientas que te enseñarán cómo sanear tus finanzas personales.

Sin importar que tengas deudas buenas o malas, estos compromisos seguirán siendo deudas y adquirirlas, por el motivo que sea, pueden ser sinónimo de estrés y fuertes dolores de cabeza.

La cuestión es que esta es la realidad de una gran cantidad de personas, por lo cual es importante aprender cómo salir de deudas sin morir en el intento, y desarrollar hábitos que nos impidan volver a caer en ellas.

Existen muchas razones por las cuales pueden llegar las deudas a nuestra vida:

Bien sea que debamos solicitar un préstamo bancario de emergencia, gastos necesarios o innecesarios al no saber cómo usar tu tarjeta de crédito, pagar altas sumas de dinero por viajes imprevistos o emergencias médicas, e incluso, cuando no controlamos nuestro estilo de vida y terminamos comprando cosas que no necesitamos.

Sin importar cuál sea la razón por la cual tengas estos compromisos, es indispensable que aprendas cómo salir de deudas y dejes de pagar altas cuotas mensuales e intereses que afectan tus finanzas personales.

Ver: Curso online de Finanzas Personales con certificado de la UNAM

Tipos de deudas:

tipos de deudas

Como mencionamos, todos somos propensos a adquirir estos incómodos compromisos financieros, la buena noticia es que hay maneras de enfrentarlos siempre y cuando entendamos cómo funcionan y cuáles existen.

Así que antes de aprender cómo salir de deudas, primero identifiquemos qué tipos de deudas existen.

Deudas buenas:

Aunque parezca difícil de creer, hay deudas que son buenas. En líneas generales, son aquellas que adquieres viéndose como una inversión a futuro; es decir, cuando pides dinero a entidades bancarias para la obtención de bienes o la ejecución de alguna inversión que puede generar buenos dividendos a futuro.

El criterio que define que una deuda es buena o no, es si utilizas este capital para invertirlo en activos que generarán más y mejores utilidades.

Cuando tienes una deuda buena, los ingresos que te generan este capital te permite pagar las cuotas, comisiones e intereses, y aun así, generar utilidades. A continuación te mencionamos algunos ejemplos de dudas buenas:

Comprar una casa:

Un claro ejemplo puede ser la inversión realizada para la compra de una casa que luego será alquilada.

El dinero ganado por concepto de renta podría ayudar, no solo a incrementar nuestros ingresos mensuales, sino para el pago de cuotas para amortizar el crédito bancario o la reposición del dinero gastado por el bien adquirido.

Si consigues una buena tasa de interés, y lograr rentar tu casa por un buen precio, esta podría ser una excelente inversión inmobiliaria.

Emprender un negocio:

Otro ejemplo de deudas buenas cuando solicitamos un préstamo a un banco para poder emprender el negocio de nuestros sueños.

Si este es capaz de generar ganancias sustanciales, estamos ante una deuda buena; de lo contrario, sería una mala idea a la que se debe hacer frente con toda responsabilidad.

La clave es aprender Cómo Emprender un Negocio desde cero exitosamente.

Compras por inversión:

Otro ejemplo pueden ser las casas en la playa, las reliquias, carros antiguos o cualquier otra cosa que va adquiriendo gran valor a medida que pase el tiempo.

Si bien deberás cubrir el compromiso financiero en el corto plazo, cuando lo revendas no tendrás que estar pensando cómo salir de deudas ya que, los ingresos de la venta serán mayores que tu deuda más los intereses de la misma.

Deudas malas:

Por lo general, es más fácil y común contraer una deuda mala. Básicamente, se da cuando gastamos más dinero del que se puede pagar en la compra de algo que no rendirá grandes frutos ni generará dividendos en el futuro.

Los expertos dicen que este tipo de deudas hacen, a quienes las adquieren, mucho más pobres

¿Cómo se identifica una deuda mala? Cuando, por ejemplo, se hacen pagos exagerados con tarjetas de crédito, cuando se hipoteca la casa o algún otro bien; o cuando se compran vehículos que no producen ingresos pasivos, y con el tiempo pierden valor y vida útil.

Ejemplos de deudas malas:

Es importante saber que este tipo de deudas no implican ningún beneficio más allá del uso del bien o servicio adquirido en el momento, lo que, en definitiva, hacen que una persona pierda rentabilidad y libertad financiera. Algunos ejemplos son:

  • Endeudarse para irse de vacaciones
  • No tener un fondo de emergencias y tener que pagar un compromiso médico con las tarjetas de crédito.
  • La compra de un producto en el que debas pagar cuotas, incluso después de terminar su tiempo de vida útil.
  • Hipotecar la casa para mantener tu estilo de vida, o pagar otras deudas.

Estas deudas malas se vuelven realmente peligrosas para tus finanzas personales cuando la tasa de interés anual, es decir, el costo de tu deuda, es bastante elevado.

Esto se debe a que, si no la pagas rápidamente, los intereses pueden hacer que tu deuda crezca considerablemente, y tu búsqueda de cómo salir de deudas se vuelva muy compleja.

Técnicas para aprender cómo salir de deudas:

tecnicas para salir de deudas

Ahora que han quedado claras las diferencias entre una deuda buena y una mala, resta por conocer algunas técnicas sencillas para aprender cómo salir de deudas de la manera más eficaz posible.

Solo tendrás que seguir una serie de recomendaciones prácticas sobre cómo salir de deudas para que puedas tener éxito y lograr por fin la tan anhelada libertad financiera que tanto has soñado.

1. Utiliza el 30 % de tus ingresos mensuales para cancelar la deuda:

Antes que nada, es fundamental aprender a administrar el dinero de forma eficiente, de manera tal que puedas hacer frente a todos los compromisos económicos que hayas adquirido.

Una vez que organices tus finanzas (para esto puedes aprender cómo hacer un presupuesto), puedes empezar con destinar, al menos, 30% de las ganancias mensuales al pago de las mismas.

Si bien el monto que estás destinando a tu deudas puede ser bajo, es necesario que continúes viviendo y asumiendo otros gastos tales como alimentación, vivienda, entre otros.

Si al fin de mes tienes un excedente adicional, puedes abonarlo a tus deudas para amortizarlas más rápido.

2. Primero paga las deudas que impliquen más costos:

Cuando aprendes cómo salir de deudas, entiendes que la organización puede ser la clave del éxito, sobre todo si eres de esas personas que ha contraído muchas deudas.

Esto quiere decir que si no sabes por dónde empezar, será mejor que lo hagas por aquellas que generen la mayor tasa de interés.

Antes que nada, deja por escrito en una hoja blanca o registra en un documento Excel el número de cuentas por pagar, la cantidad que se adeuda y cuál es la tasa de interés de cada uno. Una vez tengas la información completa, toma decisiones.

Si te interesa, aquí te dejamos las plantillas de administración financiera para descargar en Excel.

Lo ideal sería empezar a pagar aquellas deudas que tienen una tasa de interés más alta, con el objetivo de que no se acumulen y dejen de incrementar su valor en el tiempo. Una vez pagues la deuda más cara, continúa con la siguiente de la lista.

3. Haz abonos al capital, los intereses solos no son suficientes:

Pasa con frecuencia que muchas personas endeudadas, al fin de mes, solo consiguen algo de dinero para cancelar los intereses generados y no el capital en sí de la deuda, lo cual es realmente la base del problema.

Por ejemplo, si tienes una deuda por concepto de préstamo en un banco con una tasa fija de interés y no tienes la suficiente holgura financiera para pagar tu cuota, y encima hacer un abono al capital, tiendes a pagar solamente los intereses, lo cual no está solucionando el verdadero problema.

En otras palabras, no estás reduciendo el capital real (que es sobre lo que se están generando los intereses), así que seguirás pagando los mismos intereses sobre el capital que te prestaron a lo largo del tiempo.

4. Aprende a usar las tarjetas de crédito:

Las tarjetas de crédito son una herramienta financiera increíble, siempre y cuando sepas cómo usarlas sabiamente. Gastar irresponsablemente podría meterte en serios problemas, sobre todo si no tienes cómo salir de deudas.

Estos plásticos son instrumentos de financiamiento con tasas de interés bastante elevadas, según expertos, por lo que será mejor disponer de ellas solo de ser necesario.

Si eres de los que hace compras emocionales, la recomendación es que salgas de ellas: entregarlas o romperlas, a fin de evitar caer en tentaciones y utilizarlas para seguir manteniendo un estilo de vida que solo genera problemas.

5. Si pagas a tiempo, no tendrás problemas con los intereses:

Si olvidas pagar a tiempo, estás en serios problemas. Si de plano los intereses son bastante elevados, cuando olvidas pagar tu cuota a tiempo, o lo dejas para después, se generan los intereses en mora, los cuales tienden a acercarse a la tasa máxima permitida por tu gobierno.

Estos intereses en mora son una especie de penalidad o castigo (por así decirlo) impuestos por el banco por no haber pagado a tiempo.

¿Cómo se soluciona este problema? Coloca una alerta en tu celular con la fecha exacta de pago y listo.

6. Haz que se debite el dinero de tu cuenta de forma automática

Esta es otra solución al punto anterior, ya que es una forma de no dejar de pagar a tiempo alguna deuda con el banco.

A veces hay tantos compromisos pendientes que dejamos pasar la hipoteca de la casa, la mensualidad del carro o el pago de una tarjeta de crédito. Y no se trata de un asunto de dinero, sino de tiempo.

La solución más práctica es la automatización de pagos; es decir, que tú mismo puedes programar los abonos de dinero en fechas y horas determinadas a través de la plataforma electrónica del banco.

Puedes hacerlo y es seguro; de esa manera, estarías evitando intereses en mora y dolores de cabeza futuros.

7. Evita ser fiador, es peligroso para tus finanzas:

Cuando entiendes cómo funciona el dinero, entiendes el peligro de ser fiador de otras personas.

Asumir deudas de otras personas, por mucho que las quieras o las aprecies, no es una alternativa positiva para tu bolsillo, por lo que debes evitar en la medida de lo posible convertirte en su fiador.

Con seguridad conoces historias o tienes un conocido que acaba de asumir un compromiso con el banco o entidad financiera, el cual pide como requisito un fiador.

Para tu sorpresa eres tú la persona elegida, así que tienes que saber que si ese conocido no puede asumir el pago, tú tendrás que dar la cara.

No hay nada más contraproducente que esta situación, ya que en el momento que esa persona deja de pagar su deuda esta se convierte en tu responsabilidad. Y en este caso, si apenas estás lidiando con aprender cómo salir de deudas tuyas, imagina cómo te afecta tener que pagar las de alguien más.

8. Deja de endeudarte:

Este punto tiene que ver con la organización de la que hicimos referencia. Si tienes alguna deuda, ¿por qué contraer otras? Lo que harías es generarte mayores problemas económicos de los que seguramente ya tienes.

Se entiende la necesidad de mantener cierto estilo de vida, pero también es fundamental comprender que cuando no se puede más hay que parar y punto. Es vital acostumbrarse a no derrochar el dinero y generar hábitos si tenemos deudas por pagar.

Libros recomendados:

Si vas a una tienda de un centro comercial deja la tarjeta de crédito en casa o, por lo menos, evalúa si puedes gastar o si realmente lo que quieres comprar vale la pena el esfuerzo.

Lo ideal es pensar, repensar y volver a pensar a la hora de hacer un gasto innecesario, sobre todo si tienes deudas o compromisos que debes solucionar primero antes de pensar en gastar.

Más bien piensa en cómo salir de deudas viejas y genera una cultura de ahorrar dinero que te permita mejorar tus finanzas personales.

Cómo salir de deudas sin dinero:

como salir de deudas sin dinero

Si no tienes dinero difícilmente podrás pagar tus deudas. Sin embargo, es posible hacer una relación entre lo que son tus gastos y los ingresos mensuales.

En este caso en particular, lo más recomendable es conseguir algún dinero extra que permita aliviar un poco la situación financiera.

Y la forma más fácil de hacerlo es obteniendo un trabajo de medio tiempo o freelance que garantice una entrada adicional de la forma más fácil posible. A continuación, algunos ejemplos para que puedas salir de deudas sin tener suficiente dinero.

Trabajos online:

Es una alternativa que se adecua a estos nuevos tiempos, ya que en la gran mayoría de los casos puedes cumplir con ciertos trabajos desde casa. Si te gusta escribir puedes redactar algunos artículos para páginas de Internet, aunque también puedes optar por puestos de consultoría técnica.

Hay un sinfín de opciones en el mercado que puedes escoger. Lo mejor de todas es que no requiere de tu presencia física, ya que podrás resolver todo (o casi todo) a través de correos electrónicos.

Asesora trabajos de grado, dicta cursos de inglés, puedes vender accesorios en redes sociales y una larga lista de etcéteras que seguramente ayudarán a tus finanzas.

Aquí tienes algunas páginas para ganar dinero por Internet.

Trabajos de medio tiempo:

Puedes realizar estos trabajos durante los fines de semana, los cuales te garanticen un ingreso extra que podrás destinar para cubrir tus deudas. Si bien implica una mayor responsabilidad, esta decisión te permitirá salir de tus deudas de una manera más rápida.  

Venta de artículos:

Las ventas siempre han sido un buen negocio, más para personas que buscan un ingreso extra con los que puedan salir de deudas. La reventa de artículos electrónicos, sin lugar a dudas, es una buena alternativa.

Otra alternativa práctica, si no tienes productos propios para vender, es el Marketing de Afiliados que te permite ganar dinero recomendando los productos que venden los demás.

Diseño y redacción web:

Puedes hacer diseños para la web desde tu casa en tiempos libres y, de esa manera, ganar buen dinero. Lo único es que necesitarás conocimientos básicos en programación para que puedes realizar un buen trabajo.

La redacción de contenidos es otra opción que tiene mucha demanda, sobre todo en estos momentos con el auge de los blogs y otras plataformas que requieren de textos.

Si no tienes tanta experiencia, puedes aprender cómo ganar dinero escribiendo, ya que es un campo que está teniendo un gran auge.

Consejos para terminar…

Una de las principales recomendaciones de cómo salir de deudas y vivir tranquilos es que vayas amortizando lo más que puedas, a fin de evitar la acumulación de intereses.

Si es posible conversa esta posibilidad con el banco o entidad financiera en cuestión para conocer qué tan factible es y cuáles condiciones aplican.

Recuerda que endeudarse es muy fácil, sobre todo si no tienes conciencia de lo que gastas y cómo lo haces. Lo realmente difícil es cómo salir de deudas; sin embargo, es un asunto que tiene solución si cambias ciertos hábitos de vida y sigues a carta cabal los consejos previos.

Continuar leyendo: Cómo invertir en bolsa, una guía práctica para principiantes

Total
282
Compartidos

Subscríbete

Próximamente podrás recibir nuestros correos

Please select the "List" for the subscription form (Settings → MailChimp → List)!

1 comentario

  1. Muy buenas sus recomendaciones financieras para los que nos encontramos en esta crisis. Yo quisiera convertir mi deuda cara por deuda barata, teniendo créditos con bajos intereses pero la banca pone dificultades. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*